16 abr. 2015

RECLAMACIONES POR PARTICIPACIONES PREFERENTES

RECLAMACIONES POR PARTICIPACIONES PREFERENTES

Vamos a explicar qué son las participaciones preferentes y cómo se puede actuar, en caso de ser titular de las mismas. Lo veremos en esta entrada y en las siguientes.

Tenemos en el despacho varios clientes que tenían participaciones preferentes, a quienes presentamos sus demandas frente a las entidades bancarias. Todos los casos se resolvieron a favor de nuestros clientes, que recuperaron todo el dinero invertido, con sus intereses, desde la fecha de celebración del contrato.
¿Qué son las participaciones preferentes?
  • Son un producto de inversión con un riesgo elevado de pérdidas, un instrumento complejo de riesgo, que puede generar rentabilidad, pero también pérdidas en el capital invertido.
  • El nombre del producto, participaciones preferentes, es engañoso en sí mismo, porque el titular no tiene participación en nada, ni tiene ningún derecho para exigir su pago al Banco o Caja emisor.
  • Al utilizar esa denominación, y no llamársele acción, o valor, se facilitó su colocación a los clientes, pequeños ahorradores, que no querían arriesgar su dinero y que creían que era un producto seguro.
  • No tienen fecha fija de vencimiento, por lo que el Banco o Caja, no estaba obligado a reembolsar el principal nunca.
  • ¿Cómo se vendieron o colocaron las participaciones preferentes?
  • En España y también en Galicia, se colocaron o comercializaron a través de las sucursales de las Cajas y Bancos, entre sus clientes fieles, en su mayoría pequeños ahorradores con un perfil conservador, que no querían arriesgar su dinero en bolsa o en productos complejos.
  • En otros países de Europa, por el contrario, se destinaron a inversores profesionales y a instituciones.
  • ¿A quiénes se destinaron las participaciones preferentes?
  • A clientes fieles y que confiaban en su Caja o Banco, que adquirían el producto por la recomendación del personal de la oficina; personal al que, en muchos casos, conocían desde hacía tiempo y de su total confianza.
  • Los clientes eran, mayoritariamente, personas sin experiencia en productos complejos y de riesgo. Tenían su dinero en cuentas corrientes o en depósitos a plazo fijo, eran ahorradores, que no es razonable pensar que pasasen de un depósito bancario a un producto de riesgo.
  • ¿Qué sucedía antes de la crisis bancaria?
  • Cuando un cliente a quien se le habían vendido participaciones preferentes, quería recuperar su dinero, el Banco o Caja se las vendía a otro cliente propio, por el dinero invertido; así el cliente inicial, recuperaba su dinero.
  • Con todo esto, lo que se conseguía era mantener una apariencia de falta de riesgo y de que el dinero invertido se recuperaba, pero ese precio de venta era ficticio y no se correspondía con el valor real del producto. La situación se mantuvo hasta el momento en que el mercado se paralizó y los preferentistas quedaron atrapados, sin poder recuperar su dinero.
  • ¿Cómo se reclama por participaciones preferentes, se está a tiempo,? ¿y si la persona titular falleció?
  • Respondemos a estas y otras preguntas aquí.
  • ¿Tenéis alguna pregunta? Escribidnos a nuestro correo, lo tenéis en CONTACTO.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario