13 nov. 2014

LOS DELITOS

Son acciones y omisiones, dolosas o imprudentes penadas por la Ley

Los delitos se califican en graves y menos graves según la pena que tengan señalada en el Código Penal. Sólo aquellas conductas expresamente previstas en una Ley Penal, como delito, pueden ser juzgadas y castigadas. La Ley tiene que estar vigente en el momento de ejecutar la acción, porque nunca se podrá aplicar retroactivamente una ley desfavorable o perjudicial. Si por el contrario, en el tiempo que media entre la ejecución del delito y el juicio, se aprobase y entrase en vigor una nueva Ley más favorable; que reduzca la pena para ese delito, se aplicaría la nueva Ley.
Son delitos las acciones y omisiones, dolosas o imprudentes. Vamos a explicar estos conceptos.
En cuanto a la acción, es un comportamiento activo, de ejecución directa. La omisión supone una inactividad o pasividad a consecuencia de la cual se produce un daño. Los delitos pueden ser cometidos por omisión cuando exista una obligación legal o contractual de actuar. Sería el caso de un socorrista en una piscina, que por su trabajo está expresamente obligado a vigilar y prestar auxilio a los bañistas, si no cumple esa obligación y se produce una muerte, podrá ser acusado de un delito de homicidio por omisión. También se podría cometer un delito por omisión, si se crea previamente una situación de riesgo, y luego no se ayuda a las personas afectadas por esa conducta previa.
DOLO E IMPRUDENCIA
Actúa dolosamente, quien conscientemente y con voluntad de hacerlo, ejecuta una acción u omite un comportamiento que está previsto como delito en una Ley Penal. La imprudencia, también denominada culpa, que da lugar a los delitos imprudentes o culposos, existe cuando se actúa sin respetar las normas mínimas de cuidado, atención, diligencia que son exigibles a toda persona. Un conductor que va con su coche por la calle (ve a lo lejos cruzando, una persona a la que expresamente quiere causar un daño, porque tiene conflictos con ella), y en ese momento, aprovechando la ocasión, acelera su coche para atropellarla, cometerá un delito doloso de lesiones u homicidio, porque actuó sabiendo que podía causar ese resultado y con voluntad de hacerlo. En el mismo caso de un conductor, que por una zona peatonal, va en su coche a una velocidad superior a la permitida, y que al llegar a un paso de peatones no le da tiempo a frenar y atropella a la persona que en ese momento cruzaba, lesionándola o matándola, habrá cometido un delito de lesiones u homicidio por imprudencia, porque no quería causar ese resultado, pero éste se ha producido por no haber respetado las normas de cuidado, atención y diligencia exigibles a todo conductor. Las acciones u omisiones imprudentes sólo se castigarán cuando expresamente lo disponga la Ley, no todos los delitos pueden cometerse por imprudencia .

No hay comentarios:

Publicar un comentario